Cables eléctricos miles de veces más delgados que un cabello humano

 
Unos científicos han modificado genéticamente una bacteria común del suelo para crear cables eléctricos que no solo conducen electricidad, sino que son también miles de veces más delgados que un cabello humano.


Dado que los dispositivos electrónicos cada vez tocan más facetas de las vidas de las personas, existe un apetito creciente por tecnología que sea más pequeña, más rápida y más móvil y potente que hasta ahora. Gracias a los avances en la nanotecnología (manipular la materia a una escala atómica o molecular), la industria puede fabricar materiales cuidando detalles tan pequeños como del orden de la milmillonésima de metro.


Los nuevos cables pueden ser producidos usando fuentes de energía renovables y “verdes”, como la energía solar, y empleando como materias primas sustancias de tan poco valor como el dióxido de carbono o los desechos vegetales. En su composición final, estos innovadores cables están hechos de proteínas naturales no tóxicas, y en su elaboración no se necesita ninguno de los problemáticos procesos químicos usados habitualmente para crear materiales nanoelectrónicos.


La pieza central del trabajo de investigación y desarrollo a cargo del equipo de Derek Lovley, en la Universidad de Massachusetts en Amherst, Estados Unidos, es la Geobacter, una bacteria que produce nanohilos (filamentos de proteína semejantes a cabellos que surgen del organismo). Estos filamentos le permiten a la bacteria realizar conexiones eléctricas con los óxidos de hierro que ayudan a su crecimiento en el suelo. Aunque la Geobacter transporta de forma natural suficiente electricidad para su propia supervivencia, la corriente es demasiado débil para uso humano, pero suficiente para ser medida con electrodos.

Los nuevos nanohilos podrían tener una gran presencia en la electrónica futura, interviniendo en muchos aparatos miniaturizados. Y también ser útiles en otros sectores tecnológicos. (Foto: cortesía de Derek Lovley)

El equipo de Lovley ajustó el contenido genético de la bacteria para retirar dos aminoácidos presentes de forma natural en los hilos y reemplazar ambos por triptófano, que es muy bueno para transportar electrones a escala nanométrica.