Efectos de la corrosión en sistemas eléctricos y electrónicos en la industria

Si utiliza equipamientos con componentes sensitivos a la aparición de corrosión sin implementar tecnologías para evitarlo, se expone a un fuerte riesgo, sobre todo cuando se trata de circuitos eléctricos o impresos que pueden ser atacados por los distintos gases ácidos que encontramos en el ambiente. Además, este problema puede pasar desapercibido en gran medida para el operador, sólo haciéndose visible cuando se genera un error o una parada inesperada de un proceso productivo

​​

Algunas industrias -como minería, pulpa y papel, forestal y pesquera- se caracterizan por implementar salas para el almacenamiento de sus sistemas eléctricos y electrónicos, las cuales se emplazan en entornos agresivos que pueden propiciar la aparición de gases corrosivos, afectando estas instalaciones.


Causas y Efectos de la Corrosión

Entre los diversos factores que propician esta problemática, podríamos destacar entre otros:

• Cambios bruscos de temperatura: la temperatura de circuitos cae debajo del punto de condensación.

• Humedad relativa sobre 50%: este ítem acelera la corrosión, formando soluciones conductivas que, posteriormente, se convierten en electrolitos.

• Gases corrosivos: tanto el ácido sulfhídrico, óxidos de azufre y de nitrógeno, así como el cloro y el amoníaco, son elementos comunes en la industria y el comercio, sin embargo, pocos conocen sus nocivos efectos.

Una vez que estos elementos afectan un sistema eléctrico o electrónico, encontramos los primeros efectos de la corrosión que, por ejemplo, pueden manifestarse con señales falsas, pérdida de la misma o interrupción inesperada de procesos, los que dependiendo del grado de deterioro pueden traducirse en consecuencias potencialmente muy costosas.